Athelstan, el personaje que nos representa en Vikingos

Athelstan, el personaje que nos representa en Vikingos

La serie de Vikingos, de History Chanel, cumple varios años ya de haber finalizado, sin embargo sigue llamando la atención de una gran base de fans, así como atrayendo diariamente nuevos adeptos.  Hoy les hablaré de Athelstan y la importancia de los personajes secundarios.

Mira también: Caída de la casa Usher, de Edgar Allan Poe

Es una serie de corte histórico, que presenta una dramatización de la vida y aventuras del personaje semilegendario Ragnar Lodbrok, así como la de sus hijos y parentela. Si bien la serie tiene diferentes aspectos a revisar, este artículo se enfocará en el desarrollo de personajes secundarios, desde la perspectiva de tipo y usos de personajes, pues termina haciendo un desarrollo ejemplar de estos mismos, haciéndolo de manera magistral con el monje católico Athelstan.

Este personaje no solo tiene una transformación sorprendente en las temporadas en las que aparece, sino que termina siendo una piedra angular de los conflictos iniciales y futuros en Vikingos, además de tener un conflicto propio interesante, posiblemente uno de los mejor logrados en toda la serie, todo un logro, pues se trataba de un conflicto interno. 

Introducción de universos a través de personajes desde la perspectiva de tipo y función de personajes

En narrativa, algo que se debe tener muy claro es que los personajes, todos los que aparecen en una historia, cumplen funciones. De las acciones que realizan los personajes, su relación con el conflicto (o nudo), así como su desarrollo y el grado de importancia que tengan para la trama, es que se establece el tipo de personaje que son.

La importancia de un personaje se define mediante:

  • Punto de vista de importancia con lo que pasa
  • Punto de vista de su desarrollo en relación con lo que pasa
  • Punto de vista de su relación con la acción

Cuando conocemos a Athelstan, es un monje enclaustrado en un monasterio que cae bajo el ataque de Ragnar, donde es secuestrado y empieza su aventura en el mundo vikingo. En este momento de la historia, tercer episodio aproximadamente, Athelstan no es más que un personaje transitorio, que nos sirve para presentar un contraste entre la forma de vida vikinga y las de la Europa medieval. 

Sin embargo, es muy temprano aún para que se pueda definir su función y, por lo tanto, el tipo de personaje que será. Es sólo cuando Ragnar decide salvarlo e introducirlo en su hogar, es que empezamos de verdad a ver la vastedad y riqueza cultural que esta serie nos está presentando, más allá de la barbarie a la que estamos acostumbrados en las representaciones audiovisuales del mundo vikingo.

La mirada que nos entrega el mundo es la de Athelstan

Athelstan se convierte entonces en el vehículo que guía al espectador dentro de este universo caótico y nuevo; es mediante su cultura, creencias, sistemas de valores y su visión que juzgamos las situaciones que presentan en la primera temporada de vikingos, son los ojos que permiten entender los puntos radicalmente distintos, las costumbres y creencias que generan conflictos y da las bases para que el televidente comprenda las tensas relaciones que seguirán presentándose en la serie a medida que avanza, especialmente cuando se empiezan a involucrar personajes de otras culturas como los Europeos, Asiáticos e incluso Árabes. 

Ahora, ¿por qué es necesaria la presencia de Athelstan para que entendamos esto?, porque en narrativa los personajes no cuentan las cosas que ya saben. No sería posible que se den explicaciones, por ejemplo, sobre la historia de Odín, sobre el Valhalla o sobre el Ragkrod, que son fundamentales para que el espectador se adentre en este universo y logre comprender las acciones y decisiones de los personajes vikingos, si no existiera un personaje que no conociera dichas historias.

Existen diferentes maneras de resolver esto, por ejemplo, podrían haberlo hecho desde un padre contándole a sus hijos sobre la historia de su pueblo o ancestros, como ocurre por lo menos en los diferentes relatos en los que personajes se reúnen alrededor de la hoguera, y si este hubiera sido el único propósito de Athelstan en la historia, seguramente no hubiera sobrevivido la primera temporada.

El Puente entre los Mundos

Durante la primera temporada logramos explorar a profundidad el mundo Vikingo a través de los ojos de Athelstan, sin embargo, Ragnar tenía un interés en él que iba más allá del simple afecto (o bueno, lo fue así inicialmente). Ragnar estaba interesado en los conocimientos que traía Athelstan, su conocimiento sobre esas tierras desconocidas (Europa y, puntualmente, Inglaterra y Francia), sus riquezas, ubicación, conformación y líderes.

De esta manera, Athelstan no solo es un guía para el espectador hacia el mundo vikingo, también es el personaje encargado de atraer la atención de los vikingos hacia Europa, y les permite conocer más de su cultura, las posibilidades de esta tierra y también sus debilidades. 

El éxito de las campañas iniciales de Ragnar no sería posible sin el conocimiento que obtuvo de sus conversaciones con Athelstan. Fue él quien le abrió los ojos a Ragnar sobre las posibilidades en estas nuevas tierras, y además es quien propicia, sin quererlo, una crisis interna tanto al interior de la comunidad vikinga, como en la fé de Ragnar. Una vez en Europa, Athelstan sirve como traductor, que es un rol que debe de esperarse de un personaje con su construcción, además de generar un segundo conflicto para este personaje, al verse confrontado entre la tierra a la que perteneció y el mundo que está conociendo. El rol de traducción es fundamental, y garantiza la relevancia del personaje en términos de convertirse en un puente entre los dos mundos. 

La mirada experta

Una vez es capturado por el rey Ecbert, de Wessex, Athelstan se convierte en los ojos del mundo europeo sobre el mundo vikingo. Sin embargo, debido a los años compartidos con los Vikingos, esta no es una visión peyorativa, sino una que reconoce su valor, sus acciones y esta información le brinda herramientas a los ingleses para que puedan defenderse de esta nueva amenaza, más allá de la mitificación.  Similar, aunque magnificada, a la función que desempeña Rollo para Francia en temporadas posteriores.

Hasta este punto Athelstan tiene un papel crucial con relación a los conflictos que se plantearon hasta el momento, en especial como el guía, pues ya para el inicio de la tercera temporada los espectadores conocen el mundo vikingo y nuevamente gracias a su mirada, ya los personajes de bando y bando pudieron darse una idea más profunda de lo que es cada comunidad.

Por lo tanto, en términos de trama, es en este punto que se convierte en un personaje prescindible para la historia. Los creadores entonces se enfrentan a una decisión importante cuando se llega a este punto con un personaje, en especial en este tipo de historias, y es la de si el personaje vive, muere o desaparece de la historia.

Esta es una decisión que no se puede tomar a la ligera, pues para este punto Athelstan comparte unos vínculos y unas relaciones con personajes decisivos para la trama, y sus acciones han transformado de manera significativa el curso de la historia, por lo tanto, se debe abordar desde el punto de vista de la consecuencia.

La decisión de matar a Athelstan a finales de la temporada 3 desata una serie de conflictos que terminan siendo muy importantes para el desarrollo de las siguientes tres temporadas y es, a mi juicio, una de las muertes más significativas de toda la serie, no en función de su muerte en sí, sino en la relación con su consecuencia.

Lo que significó para las relaciones internas dentro del mundo vikingo, para el mundo interno del personaje principal, Ragnar, y su repercusión en las decisiones que se tomarían en Europa no tienen comparación en la serie, a excepción tal vez a la del mismo Ragnar. Por lo tanto, la muerte de Athelstan es una decisión narrativa muy importante para el desarrollo posterior de la serie, y tiene repercusiones incluso en la temporada final, que se da en el tiempo de la historia unos 20 años después. 

Nota

En este artículo se dejaron de lado aspectos importantes sobre el desarrollo de este personaje, como el conflicto de fé, el de valores y las relaciones políticas que conllevan sus acciones y desarrollo, pero era nuestro interés enfocarlo netamente en el desarrollo narrativo de tipología de personaje, siendo un gran ejemplo de uso de un personaje guía dentro de una historia y la relación entre acción, consecuencia y ausencia de un personaje secundario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.