Una mirada a Aura o las Violetas de José María Vargas Vila

Una Mirada a Aura o l as Violetas de José María Vargas Vila

José María Vargas Vila, también llamado por Borges como “el maestro del insulto en América Latina”, es uno de los escritores más influyentes de la literatura colombiana y sur americana moderna. Infortunadamente dejó de ser una figura destacada debido a la censura, y durante su vida sufrió de persecución, calificado como liberal, además de ser abiertamente anticlerical. Aura o las violetas (1887), fue su primera novela, y con esta empezó una de las carreras literarias más brillantes de América en el siglo XIX.

Reseña de Aura o las Violetas

Aura y las violetas es contada por un narrador en primera persona, que resulta ser un personaje masculino, y tiene algunas semejanzas en estructura con la novela formacional. Cuenta la historia de dos jóvenes, quienes en un gesto romántico y de entrega terminan jurando amor eterno mediante un ramo de violetas, que se convertirá en el libro en un símbolo, no solo de amor, sino de tragedia.

Existe un elemento destacable en esta obra, y que la separa de la novela costumbrista, que era justamente el tipo de novela que se producía por la época en Colombia, y es que se aleja de la imagen de un buen terrateniente, y la reemplaza por una de nostalgia sobre el campo, que es un rasgo plenamente moderno, y marca los inicios de la literatura urbana.

Además, incluye una crítica a los valores conservadores de la época, que le valió el escándalo social y la inclusión de la obra en el índice de libros prohibidos por la iglesia católica, por lo menos en Colombia.

Modernismo en Aura o las violentas

Otra característica moderna en Aura o las violetas, es que atiende a un drama femenino, muy diferentes a los dramas altamente masculinos que se vieron durante todo el siglo XIX en latinoamérica, de la mano del romanticismo, con un personaje femenino que disfrutaba de la sexualidad, la escogía plenamente, y rechazaba los cánones de pureza y matrimonio que se le imponían. Aura tomaba sus decisiones libremente.

Las prioridades que tiene el personaje de Aura Verán se alejan de esa máxima del romanticismo, que era por supuesto alcanzar el amor, sin embargo ella decide otra cosa, porque su deseo la motiva e impulsa a tomar otra camino. Diferente destino, por ejemplo al de María, de Jorge Isaacs, y cómo ésta asume el rechazo y la frustración amorosa, también son de destacar.

El momento en el que Vargas Vila publicó Aura o las Violetas, Colombia experimentaba una transición de la novela costumbrista, que había tenido un rol hegemónico durante el siglo XIX, con obras de renombre como Manuela, de José Eugenio Diaz, María, de Jorge Isaacs o El Alférez Real, de Eutiquianismo Palacios. hacia una novela más urbana. Además, de la aparición de las primeras publicaciones teatrales autóctonas, así como la llegada de nuevas corrientes de pensamiento. Por ejemplo, Vargas Vila es conocido como el primer anarquista intelectual que tuvo ese país.

Romanticismo tardío en Colombia

El romanticismo tardío le aportó a Colombia dos autores destacables, por un lado estaba Tomás Carrasquilla desde la novela, y desde la poesía estaba el “Poeta Maldito Colombiano” José Asunción Silva. Sin embargo, ninguno de estos dos alcanzó el nivel de crítica social, y en especial crítica a los valores culturales, que hizo tan reconocido a Vargas Vila.

La mirada de este autor, y su agudo sentido crítico, se enfocaron en especial en aquellas formas de pensamiento que sobrevivieron a la colonia, y se hacían evidentes en las haciendas de los grandes terratenientes, como el descrédito a las tradiciones indígenas y africanas.

En Aura o las Violetas, se percibe también un ritmo y fluir autóctonos, muy diferentes a los modelos y exploraciones europeas. Es, por decirlo de alguna manera, una novela estrictamente colombiana, desde su historia y conflictos, hasta su estructura, y por eso ganó notoriedad en el continente, pues fue una de las primeras obras con una identidad estrictamente suramericana.

Vale la pena leerla, seguramente ya no causará el escándalo que hizo en sus tiempos, pero aún puede apreciarse un libro inteligente y con un sentido del humor agudo, que tanto le generan amores y odios a su autor.

Dato curioso: Otra de las obras de Vargas Vila, llamada Ibis, se conocía con el sobrenombre de “La Biblia de los Suicidas”, pues existían muchas historias de supuestos suicidios posteriores a su lectura, aunque este dato no ha podido ser verificado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.